Compañía Toujours après minuit

Ellas trabajan en un entre dos, en el cruce de lenguajes. Y esto desde sus primeras performances de doble cara, El como quieres (1997) y Personne ne dort (1998), obras emblemáticas de un compañerismo de proyectos abundantes, y desde la creación de su compañía Toujours après minuit . Brigitte Seth y Roser Montlló Guberna decidieron desde el principio ocupar el escenario en espacios intermedios. Los territorios que van descifrando paso a paso, entre teatro, danza y música, también son paisajes sensibles que emanan de cuerpos en movimiento.

 

Labrados entre gestos y palabras, pasando del francés al español o al catalán, sus espectáculos cultivan los desajustes de sentido, las asociaciones incongruentes. Una manera nómada y plural de trabajar, que vuelve sin cesar a alimentarse de ese movimiento entre inteligencia y fantasía que surge de debajo de las cosas, de lo que el cuerpo no dice. De lo íntimo a lo extraño, el contenido de sus obras hace resonar en el escenario la parte del otro, su derecho de ciudad. Una manera particular de fecundar el sentido, de encarnarlo a través de la risa y la emoción, del enigma y la alegoría. Esta topografía artística que ellas mismas califican de teatro bailado, es fruto « de un trabajo profundo, sufrido a veces, al servicio de « un utópico mejor decir ».

 

Irène Filiberti