Récitatifs toxiques

Concierto teatral bailado
Coreografía y puesta en escena: Roser Montlló Guberna et Brigitte Seth
Texto: extraits de Crimes exemplaires de Max Aub
Música: Heinrich Ignaz Franz von Biber  
Escenografía:Claudine Brahem Diseño de luces: Dominique Mabileau
Asistente: Dominique Brunet Vestuario: Thierry Guénin 
Interpretación: Ensemble Abendmusik : Joseph Rassam (direction artistique, órgano), Camille Antoinet (violin), Marie Rouquié (violin), Hélène Platone (alto), Nils De Dinechin (violoncelo), Kevin Manent (clave)
Actor-músico: Jean-Pierre Drouet (percussions) Actores-bailarines:  Roser Montlló Guberna, Jean-Baptiste Veyret-Logerias, Brigitte Seth, Dominique Brunet
Control general:  Stéphane Bottard Asistente control: Yves Empio
Construcción escenografia: Proscénium (Rennes)
Producción y difusión: Françoise Empio Communication : Amélie Verbeke 

« Lo maté porque era más fuerte que yo. »

Max Aub, Crímenes ejemplares

 
Al principio de Récitatifs toxiques, estan Crímenes ejemplares de Max Aub : confesiones múltiples de una misma acción, un crimen. Relatos de asesinatos, de dos líneas o de una página, colección de caras, de situaciones, de destinos tristes y divertidos, comunes y singulares.
También esta la obra del compositor Heinrich Ignaz Franz von Biber, y en particular las sonatas representativas, la pasacalle para violín solo y Battalia.
 
El espectáculo
 
De la misma manera que tenemos que escuchar esos crímenes que suenan sucios, crueles y divertidos, tenemos que ver cómo se toca a Biber, es decir, cómo los músicos tuercen las cuerdas, golpean los arcos, ponen en la viola pedazos de papeles… para obtener las disonancias, los gritos de los soldados, el estruendo de la guerra…
 
La expresión musical esta sistemáticamente vinculada con los estados físicos y psicológicos de los personajes que evoca : los soldados en Battalia, los animales en las sonatas representativas. La pasacalle, música repetitiva, desarrolla sobre un bajo terco, una multitud de variaciones que nos hace tanto ver como escuchar todos los colores de la vida.
 
El cuerpo, entre las palabras y la música, expresa lo indecible. Es el prolongamiento del sentido, de los sentidos. Se tiende como las cuerdas del violín y se tuerce en una scordatura visual, danza impulsiva que recurre a un registro tanto burlesco como onírico.
 
Todo ese material merece que uno se detenga un poco. Ni hablar de cambiar de conversación como quien no quiere la cosa. Nos gustaría acabar con dicha ferocidad, pero se engancha, no se detiene. Parece que nunca se acabará con esto. Una verdadera maldición.
 
Después de Epilogos confessions sans importance, lectura bailada (creación 2004) ; Je te tues, tu me tues, le premier de nous tous qui rira… teatro danza (creación 2005) ; Récitatifs toxiques, concierto teatral bailado (creado en el Théâtre de la Ville - Les Abbesses/Paris), es la tercera y última parte dedicada a dicha investigación sobre Biber/Aub. Dicho espectáculo es el desenlace de la trilogía.

Coproduction :

Théâtre de la Ville/Paris, Théâtre Pôle Sud/Estrasburgo, Comunidad de comunes del País de Briey, Teatro Paul Eluard/Bezons, Conjunto Quam Dilecta/Tours, Compañía Toujours après minuit/Paris.

La compañía es subvencionada por la Dirección Regional de los Asuntos Culturales de Ile-de-France/Ministerio de la cultura y de la comunicación en el marco de la ayuda a las compañías coreográficas. Compañía en residencia larga en Micadanses/Paris. 
 
Con el apoyo de la Spedidam y de la Adami.